Itaipú y los que nada quieren conceder al Paraguay por Ricardo Canese

05.04.2010 09:20

Itaipú y los que nada quieren conceder al Paraguay

 

 

 

 

 por Ricardo Canese (*)

 

A ciertas voces brasileñas –que afirman que son demasiadas las concesiones dadas por el Brasil al Paraguay en el acuerdo firmado por Lula con nuestro país sobre Itaipú– se ha sumado la opinión de algunos ex directivos y ex asesores de entes energéticos nacionales, y pocos más, que ven tan solo perjuicios, paso lento o riesgos en los avances de las negociaciones del Paraguay con el Brasil sobre Itaipú. Los extremos se unen en su afán por negar al Paraguay sus derechos. Algunos de allá, porque dicen que es exagerado lo que se le reconoce al Paraguay. Algunos de acá, porque dicen que no se avanzó nada. ¿Quién tiene razón? ¿La tienen algunos brasileños que dicen que se le da demasiado al Paraguay? ¿O la tienen algunos paraguayos que dicen que no se avanzó nada?

 

Pese a la visión antagónica (“demasiado” versus “nada”) hay, en realidad, una firme alianza entre estos grupos de allá, que no quieren reconocer ningún derecho al Paraguay en Itaipú, y algunos de acá, que sostienen que el Acuerdo del 25 de julio de 2009 es lo mismo que nada. ¿Qué es lo que hay detrás de esta alianza en contra de los derechos del Paraguay? Entendemos que lo que molesta por igual a ambos extremos es que:

1. Por primera vez un gobierno brasileño reconoce que, en el marco de la integración energética, el Paraguay va a poder vender su energía a terceros países, siquiera en el 2023. Los que ahora se molestan eran, en muchos casos, los mismos que decían que “no, eso (la soberanía hidroeléctrica) no hay que plantearle al Brasil, pues se va a enojar y no nos va a dar nada”. Ahora que el Brasil, a través de su Presidente, reconoció este derecho, ¿qué pueden decir? El hecho que el Brasil reconozca este derecho dentro de 14 años, es semejante a otros casos difíciles de recuperación de soberanía, como Panamá, al que se le reconoció el derecho sobre su canal luego de 22 años. Otros, como Bolivia (salida al mar) y Argentina (Malvinas), luego de más de 100 años nada lograron, salvo solidaridad.

2. Por primera vez el Brasil reconoce que el Paraguay puede vender su energía de Itaipú al mercado brasileño libremente, a precio de mercado, a la brevedad posible. ¿Cuándo se gestionó siquiera o se consiguió –menos– en otro momento semejante derecho?

3. Por primera vez el Paraguay verá triplicada su compensación por la cesión de energía y en lugar de recibir unos 120 millones US$/año recibirá 360 millones/año. Se trata de un incremento de 240 millones US$/año. Es cierto que durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos se consiguió aumentar tal compensación en 21 millones US$, pero ahora estamos hablando de una cifra 11 veces mayor, sin parangón en la historia de Itaipú. Es cierto que este tema está en tratamiento en el Congreso brasileño y que no será fácil de obtener. Justamente, dicha dificultad demuestra la importancia de la conquista. Es cierto que se está avanzando lento en el Brasil, pero es indudable que algo se progresó. Ambos países firmaron la nota reversal que reconoce este derecho (01.09.2009), el Brasil la envió a su Congreso (26.11.2009) y hace unos días, luego del receso parlamentario, se conoció el dictamen favorable del relator de la Comisión del Parlasur del Brasil (22.03.2010).

4. Por primera vez el Brasil aceptó de muy buena gana que nuestra Contraloría General de la República realice una auditoría de la deuda de Itaipú binacional y al mismo tiempo se compromete a tener en cuenta su resultado. Estos dos aspectos (la auditoría y su consideración) son los primeros pasos institucionales imprescindibles para llegar a una deuda legítima, algo que no se encaró antes. Nunca se consiguió compromiso firme alguno del Brasil para hacer y analizar la auditoría de la deuda de Itaipú, la que está siendo realizada por la Contraloría. Todo nuestro esfuerzo tiene que estar orientado a que este órgano de control haga la mejor tarea posible (como tenemos la convicción que lo hará).

5. Por primera vez quedó consagrado el principio de la cogestión plena en Itaipú, la que se aplica plenamente desde su aceptación por el Brasil el 25 de julio de 2009. Falta, es cierto, bajar tal principio a todas las normas de Itaipú, como su reglamento interno, la norma general de licitación y otras.

6. Por primera vez el Brasil aceptó seccionar las líneas de 500 kV/50 ciclos que van en forma directa a la subestación FURNAS y, además, construir una línea de 500 kV hasta Villa Hayes, sin costo alguno para el Paraguay. ¿Alguna vez se consiguió algo parecido? Nunca, y quizás eso moleste. Sin argumentos para criticar un beneficio tan evidente, algunos analistas abogan por el endeudamiento de la ANDE con el Banco Mundial y otros bancos, y el consiguiente pago de 45 millones US$/año de parte de los usuarios. Esperamos que los que así opinan estén dispuestos a pagar, si son sinceros en sus opiniones, tal suma de dinero cuando la línea de 500 kV esté concluida, sin costo para el Estado paraguayo.

7. Por primera vez el Brasil se comprometió a estudiar, primero, y a ejecutar, segundo, las obras de navegación previstas en el tratado. La falta de avance y de participación del Paraguay en este tema, hasta enero de 2010, fue subsanado inmediatamente por la nueva administración paraguaya de Itaipú desde febrero. El proceso del estudio comenzó a avanzar. Esta paridad del Paraguay y el Brasil tal vez también moleste a alguno.

En definitiva, desde el 15 de agosto de 2008 se han reafirmado los derechos soberanos del Paraguay en Itaipú, sin renunciar recurrir a las instancias que sea, en caso de que no se llegue a un acuerdo en la mesa de negociación, y con la ventaja que el mismo Brasil ha reconocido el 25 de julio de 2009 expresamente nuestros derechos. Ya no es solamente el Paraguay el que dice que puede vender su energía a terceros países, sino que es también el mismo Brasil –a través de su presidente Lula– quien lo acepta. Y así también en todos los demás derechos del Paraguay ya mencionados, postergados durante tanto tiempo y hoy con avances significativos.

Que los que siempre hemos luchado por los derechos del pueblo paraguayo en Itaipú hayamos podido avanzar en una negociación pacífica con las autoridades legítimas del Brasil, indudablemente molesta a muchos poderosos de antes y de ahora, de allá y de acá. Pero los pueblos son más fuertes que ciertos intereses mezquinos y han demostrado que cuando se unen en pos de un ideal, de integración equitativa y de derechos soberanos, no hay fuerza –por poderosa y mezquina que sea– que pueda impedir que se avance hacia un trato justo entre las partes.

 

* Coordinador de la Comisión de Entes Binacionales Hidroeléctricos (CEBH), asesora a la Cancillería Nacional en las negociaciones de Itaipú.

Publicado en ABC DIGITAL el 31 de Marzo de 2010 

Volver