Paraguay: crecen remesas de emigrantes

07.03.2010 13:13

Paraguay: crecen remesas de emigrantes

Campo de soja en Paraguay.

La exportación de soja se ubica en el primer lugar en cuanto al ingreso de divisas para el país.

Las remesas de los emigrantes paraguayos, cuyos montos triplican los percibidos a principios de la década, evitan el avance del índice de pobreza en el país, según especialistas en temas migratorios.

La economía paraguaya no depende en exclusividad de las remesas, pero es una importante fuente de ingresos ya que las mismas representaron en 2009 unos US$ 352 millones.

En términos del Producto Interno Bruto (PIB), el ingreso de dinero al país en concepto de remesa representó en el 2009 el 2,4%.

Desde mediados de esta década, las remesas se ubican en cuarto lugar en cuanto a ingreso de divisas se refiere. La principal generadora de divisas es la exportación de soja, en tanto que la exportación de carne se ubica en segundo lugar y los royalties provenientes de las hidroeléctricas binacionales en tercero.

Exilio económico, un antiguo problema

"La falta de empleo ha hecho que alrededor de 500.000 paraguayos emigren en busca de mejores horizontes, pero paradójicamente las remesas que envían disminuyen la condición de pobreza de sus familias", dijo a BBC Mundo el sociólogo e investigador de temas migratorios Ronald León.

La falta de empleo ha hecho que alrededor de quinientos mil paraguayos emigren en busca de mejores horizontes, pero paradójicamente las remesas que envían disminuyen la condición de pobreza de sus familias

Ronald León, sociólogo e investigador de temas migratorios

"Las remesas ayudan a las familias más pobres a pagar sus deudas, a mantener la escolaridad de sus hijos, a encarar con mejores posibilidades los problemas de salud y a hacer frente a situaciones económicas tanto inesperadas como desesperadas", explicó León.

Los montos mayores de remesas provienen de Estados Unidos, España y Argentina. En un promedio, el ingreso mensual recibido del exterior por cada hogar de Asunción es de 2,2 millones de guaraníes (unos 460 dólares), mientras que el promedio del país es de 910.000 (alrededor de 200 dólares).

Según datos de la Dirección General de Encuestas, Estadísticas y Censos, en Paraguay el 37,2% de los habitantes no satisface sus necesidades básicas y al menos 182.000 de los 1,4 millones de hogares tienen al menos un integrante viviendo en el exterior.

Estudios de población estiman que más de 150.000 personas, en su mayoría mujeres, emigraron en los últimos cinco años, lo cual descomprimió la presión ejercida por la elevada tasa de desempleo y subempleo, que sobrepasa el 30%.

Las remesas, por su parte, tienen un efecto multiplicador para la economía pues potencia el consumo de bienes de uso duradero, como electrodomésticos o motocicletas, fortaleciendo la actividad comercial y en cierta medida, también, elevando la calidad de vida de los pobladores.

Gobierno preocupado

La vigencia de las Directivas de Retorno, por medio de la cual la Unión Europea prevé expulsar unos 8 millones de inmigrantes, de los cuales muchos serán latinoamericanos y caribeños, es uno de los temas que preocupa al gobierno paraguayo, según aseguró a la prensa el ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Lacognata.

Vaca en campo paraguayo.

La exportación de carne ocupa el segundo lugar para el ingreso de divisas.

El canciller paraguayo propuso en varios foros internacionales "crear un frente común entre las naciones de América Latina y el Caribe para defender y proteger a los migrantes que por la precariedad de su condición de radicación soportan hostigamientos y preocupantes inestabilidades o exclusiones".

Para Antonia Cabrera, dirigente de una organización barrial de zonas inundables, "la emigración de compatriotas beneficia al gobierno pues se libera de la responsabilidad de dar respuestas a los problemas sociales y económicos de la población, y evita posibles estallidos sociales".

"La vuelta de estos compatriotas será un problema social y económico que el gobierno no tiene capacidad para resolver", le dijo Cabrera a BBC Mundo.

Volver